La Música Latina

Rubén Blades y su incursión en el Tango

Rubén Blades y su incursión en el Tango

mar 1, 2015

A los 66 años le llegó otro premio al reconocido cantante panameño Rubén Blades, más precisamente el 7° Grammy en la categoría mejor álbum latino pop, una cifra más que interesante, gracias a “Tangos”, que se impuso a Marco Antonio Solís, Camila, Juanes, entre otros de los artistas nominados en este rubro.

Este trabajo que se lanzó al mercado el 24 de junio de 2014, tiene 11 canciones, entre las que destacan Pablo Pueblo y Pedro Navaja, que están cantadas (como su nombre lo indica) como si fuesen un tango, con arreglos que según el propio Blades son muy difíciles de realizar para canciones que son de salsa.

Rubén Blades - Tangos

Rubén Blades – Tangos

Pero pese a la dificultad manifestada por el artista, es un disco muy bueno que realmente vale la pena disfrutar, con el sello particular del artista panameño.

Blades, que comenzó su actividad musical en 1968, además de cantante y compositor, es actor, participando en más de 30 películas, abogado y político, tan entusiasmado está con esto último que se ha barajado la posibilidad de ser candidato a presidente de su país, como ya lo hizo en 1994 quedando tercero entre siete candidatos.

Es de destacar que “Tangos” se había quedado el pasado año con un Grammy Latino como mejor álbum de Tango, pero no todos fueron éxitos para Blades, porque a finales del 2014, debió asumir la paternidad de Joseph Verne, un hombre de 39 años, que según manifestó su madre, el artista siempre supo que era hijo suyo y en anteriores ocasiones se había negado a realizarse la prueba de paternidad.

Volviendo a lo artístico, nos encontramos con la salida de Blades del género que lo conoció a nivel de toda Hispanoamérica, la salsa, un género que lo marca desde sus inicios, tanto que en muchos países es conocido como “el poeta de la salsa” y ha realizado unos 20 álbumes.

Blades estuvo siempre muy cercano a la música, ya que su padre, Rubén Blades Bosques, era un percusionista colombiano, mientras que su madre, Anoland Bellido de Luna, tocaba el piano y cantaba. Pero además de música, el panameño también recibió influencia de su abuela paterna, quien le enseñó otras formas de pensamiento que el artista refleja en sus letras y en su vida, como él mismo lo aclara: “Mi abuela Emma me inculcó el sentido de la justicia donde todos podemos formar parte de la solución, desde esa perspectiva he desarrollado mi vida y es la base que me ayuda a seguir adelante”.

Otro hecho que generó fuerte impacto en su manera de pensar, fue el ocurrido en enero de 1964, cuando policías estadounidenses que resguardaban el canal de Panamá, asesinaron a civiles y estudiantes, este suceso le modificó sus ideas proyanqui y lo hizo realizarse preguntas relacionadas a la sociopolítica.

5 años más tarde, se produjo su debut como cantante y compositor gracias al álbum ” De Panamá a Nueva York” junto a Pete Rodríguez, pero que el artista no incluye dentro de su discografía.